Saltar al contenido

¿Por qué tiene mal olor el agua de lluvia de mi depósito?

Bienvenidos una semana más a deagua, tu blog de agua. Esta semana hablaremos sobre ¿Por qué tiene mal olor el agua de lluvia de mi depósito? Sí, lo habéis leído bien. El agua de lluvia puede presentar mal olor en algunos casos. Esto puede evitar que se pueda utilizar para lavar la ropa por ejemplo.

Recordad que podéis consultar los usos del agua de la lluvia en el anterior artículo 6 usos que le podemos dar al agua de la lluvia.

¿Qué es el agua de la lluvia?

El agua de la lluvia es la que nos cae del cielo en forma de precipitación. Es un agua gratuita y que nos cae cada vez que llueve. Cabe destacar que es una agua pura, sin cal ni cloro y que podemos aprovechar para muchos usos. Así podemos ahorrar una gran cantidad de agua potable en nuestra vivienda.

Lluvia cayendo en un parque
Lluvia cayendo en un parque

¿Qué es un depósito de agua de lluvia?

Se trata de un depósito instalado bajo tierra que se utiliza para recuperar agua de lluvia. Se instala soterrado en el jardín y la única pieza visible en la superficie es la tapa del depósito.

Un depósito soterrado es la mejor opción si queremos preservar el agua que contenga el depósito de los rayos UV y del calor. Estos dos factores pueden estropear el agua permitiendo que en su interior crezcan algas.

Ejemplo de depósito soterrado para agua de lluvia
Ejemplo de depósito soterrado para agua de lluvia

¿Cómo identifico el mal olor?

Es difícil de precisar qué tipo de mal olor se puede percibir, dado que pueden intervenir varios factores.

Para resumirlo, en la mayoría de casos que me he encontrado, el mal olor se asemeja bastante a un olor de descomposición, como si de huevos podridos se tratara.

Es un olor que se puede percibir cuando abrimos el depósito, pero que raramente se percibirá con el depósito tapado. Evidentemente, también lo notaremos cuando utilicemos el agua de lluvia que tenga este mal olor.

¿Qué tipo de mal olor notaré?
¿Qué tipo de mal olor notaré?

¿Qué debo hacer para evitar el mal olor del agua de lluvia?

Primero de todo debemos saber los factores que pueden alterar las propiedades del agua de lluvia que recogemos. Estos factores están estrechamente ligados a la calidad de conservación del agua de lluvia almacenada en nuestro depósito.

Un buen cálculo del depósito

Es un punto básico, que se debe hacer antes de la instalación de cualquier sistema de recuperación del agua de lluvia. Se trata de Dimensionar un sistema de recuperación de agua de lluvia

El cálculo previo es muy importe para evitar que se nos estropee el agua almacenada. Un buen cálculo es el que determina la capacidad del depósito de agua de lluvia acorde al total de agua recogida y al uso que le vamos a dar.

Por ejemplo, un depósito sobre dimensionado (más grande del que necesitamos) ocasionará que el agua de lluvia esté mucho más tiempo del necesario en el depósito. Esto se traduce en una mayor probabilidad de que se nos estropee al estar estancada durante un tiempo longevo.

Un buen cálculo del depósito puede evitar el mal olor del agua almacenada
Un buen cálculo del depósito puede evitar el mal olor del agua almacenada

Existencia de un filtro previo

Este punto es el segundo más importante. Si no tenemos un filtro previo que nos atrape la mayoría de sólidos que pueden ser arrastrados por la lluvia, tendremos muchas posibilidades de que se nos llene el depósito de residuos, que pueden facilitar la presencia del mal olor.

Para evitar esto se debe instalar en la entrada del depósito de un filtro que evite la entrada de sólidos al interior del depósito.

Un filtro previo al depósito de agua de lluvia puede evitar el mal olor
Un filtro previo al depósito de agua de lluvia puede evitar el mal olor

Presencia de árboles cerca de la superficie de recogida

Aquí entra la presencia de hojas y pequeñas ramas en las superficies de recogida. Si esta materia vegetal entra en el depósito se mezcla con el agua, se pudre y estropea el agua de lluvia almacenada.

Para evitar que hojas y demás residuos vegetales entren en nuestro depósito de agua de lluvia deberemos limpiar las cubiertas y bajantes de agua pluvial y, además, tener un filtro en la entrada del depósito de agua de lluvia.

Vivienda aislada con árboles cerca. Posibilidad de hojas en el depósito de agua de lluvia que pueden provocar el mal olor por la putrefacción
Vivienda aislada con árboles cerca. Posibilidad de hojas en el depósito de agua de lluvia que pueden provocar el mal olor por la putrefacción

¿Cómo debo limpiar mi depósito de agua de lluvia para evitar el mal olor?

Lo primero de todo es tener un calendario de limpiezas. Se puede determinar el intervalo de limpiezas cada cierto tiempo (hay fabricantes que recomiendan cada 5 años). Pero para nuestra comodidad, podemos hacer dichas limpiezas cuando el depósito esté lo más vacío posible (los meses de verano son los que mayor probabilidad tienen de que el depósito esté vacío).

Para realizar la limpieza necesitaremos un equipo que pueda limpiar a presión y que además pueda aspirar agua. Primero se limpiará con agua a presión las paredes del depósito de agua de lluvia y el filtro. Luego, el agua que quede en el fondo se deberá aspirar y evacuar a la red de saneamiento. Así de fácil.

También tenemos la posibilidad de contratar una empresa de mantenimiento de depósitos para que nos haga la limpieza, es mucho más cómodo, pero más costoso económicamente.

Definir un intervalo de limpieza para evitar el mal olor del agua
Definir un intervalo de limpieza para evitar el mal olor del agua

Conclusiones

Si ya tenemos un sistema de recogida de agua de lluvia para poder reducir el impacto de la utilización de agua potable para usos en los que no se necesita, debemos saber qué puede estropear el agua de lluvia provocando mal olor.

Se recomienda que, para evitar el mal olor, se tengan en cuenta factores que pueden estropear el agua de lluvia almacenada. Estos factores pueden ser un buen cálculo del volumen del depósito. También la presencia de un filtro que evite la entrada de sólidos al depósito de agua de lluvia. Y por último, tener en cuenta si tenemos árboles cerca de la superficie de recogida. Estos factores son los más propensos a provocar mal olor en el agua de lluvia almacenada en nuestro depósito.

Además, deberemos tener en cuenta si la superficie de donde recogemos el agua de lluvia está muy sucia o no, ya que el efecto baldeo provocará que se arrastren contaminantes al depósito de agua de lluvia.

Como siempre, deagua os recomienda que acudáis a personal cualificado para que os ayude a elegir el mejor sistema de recogida de aguas pluviales. Además, os podrán asesorar en mantenimiento y limpieza del mismo, lo que alargará la vida útil del mismo.

Si te ha gustado este artículo ¿Por qué tiene mal olor el agua de lluvia de mi depósito?, te animo a que dejes un comentario. Si lo prefieres puedes contactar con nosotros para darnos tu opinión o sugerir que hablemos de algún otro tema que te interese.

Publicado enAgua de lluvia

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.